jueves, 19 de enero de 2012

EL DEPORTE EN MEXICO DESDE 1900







INSTITUTO  VERACRUZANO  DE    EDUCACION  SUPERIOR.


CLAVE: 300BH0002L
 

LICENCIATURA  EN  EDUCACION  DEPORTIVA
 

MATERIA: FUNDAMENTOS HISTORICOS DEL DESARROLLO DEPORTIVO EN MEXICO
 

TEMA: EL DEPORTE EN MEXICO EN LA  EPOCA CONTEMPORANEO
 

ALUMNO: MENDOZA  RUIZ  MARTIN                   
        

CATEDRÁTICO: LIC.BARRERA IBAÑEZ  GELASIO
 

TLAXIACO, OAXACA.  A  29 DE  ENERO  2012






INTRODUCCION.

El deporte en México es muy variado, y en el transcurso de los años han surgido varias figuras que han destacado a nivel nacional como internacional, tanto en el deporte profesional como en el amateur. Además, el país ha albergado diferentes eventos de talla internacional entre los cuales se incluyen dos Campeonatos Mundiales de Fútbol y unos Juegos Olímpicos de Verano
el proceso que ha surgido  durante  mucho  tiempo en  el deporte en los años  de 1900  ha ido volviéndose mucho más importante, en la misma medida en que se ha ido concibiendo como el eslabón inicial del deporte que de generación en generación se han ido  modificando diferentes tipos de reglas para así  darle  una  nueva  modalidad, lo que ha traído aparejado una desmedida especialización deportiva en los tiempos donde por el desarrollo deportivo en que se encuentran todos para conocer la historia de diferentes deportes  es imposible que se puedan lograr objetivos de rendimiento a largo plazo o sea en las historia donde el deporte está en realidad para ir conociendo su historia en condiciones plenas que mostraron sus mejores y más altos resultados en diferentes olimpiadas. es por eso que se hace necesario y pausado de los objetivos  que en realidad es necesario cumplieron con el deporte en su historia, para que cumpla en primer lugar su cometido social, el que esta referido a lograr un desarrollo.
Multilateral de la historia del  deporte q  ha  llegado a contagiar a todos para así tener una actividad física y a la vez con relación al deporte crear las bases generales que luego en el momento adecuado permitan ir encaminando el trabajo deportivo (en aquellos niños y jóvenes que así lo deseen), hacia una especialización que responda a las expectativas que se habían preestablecido.


DESARROLLO

Historia del Deporte en México Siglo XX

Es fin de siglo, y llegada la pacificación de México, sale del aislamiento internacional. Esto incide en el desarrollo del deporte en nuestro país, por que los grupos de inmigrantes muestran que jugando, hacen un culto del desarrollo físico y espiritual.
Los técnicos ingleses que vinieron a enseñar cómo se explota una mina, trajeron a Pachuca Y Orizaba la afición por el fútbol; otros compatriotas suyos impulsaron el tenis, el ciclismo y el remo.
Los marineros estadounidenses del barco Montana, de visita en Guaymas, bajaron a tierra y jugaron entre sí, un partido de béisbol. Rápidamente prendió en México la afición por el bate y la pelota.
De otros barcos ingleses y estadounidenses descendieron boxeadores, principalmente en Tampico y Veracruz, así, este deporte se extendió rápidamente por todo el país, inicialmente acogido por la alta sociedad, que lo practicó sobre todo como acondicionamiento físico.
En diversas partes del territorio nacional, se producen exhibiciones de gimnasia sueca, y alpinistas europeos trepan por las montañas mexicanas. Sin mucho entusiasmo se juega cricket, y los golfistas lo hacen con cierto rubor, porque este deporte no es bien visto en una sociedad regida por los varones muy varones.
En tierras veracruzanas, con Raúl Dehesa, regresa de su high school de Nueva York, e instruye a un grupo de amigos sobre la forma como se juega este deporte y así es como se celebra el primer partido de fut bul americano en México.
En la famosa Casa de los Azulejos se funda el Jockey Club, mientras que la Alberca Pani es el sitio predilecto para practicar los deportes acuáticos.
Miguel de Beístegui encargado de negocios del Gobierno Mexicano, conoce a Pierre de Fredy, barón de Coubertin y el hombre que había restaurado los Juegos Olímpicos, y Beístegui, pronto manda una carta al presidente Porfirio Díaz, que decía: “Con todo respeto, señor, le informo que he aceptado el cargo de representante de México ante el Comité Olímpico Internacional…” Una nueva misión ha llegado a su vida: coadyuvar al nacimiento del Comité Olímpico Mexicano.
Enrique Ugartechea, ya no es solamente el hombre fuerte de México, profesor de lucha grecorromana y de gimnasia física, fue el primer representante del deporte mexicano en unos Juegos Olímpicos(1904)
...
(1968) .El presidente Díaz Ordaz hace la declaratoria oficial de la inauguración de los XIX Juegos Olímpicos, con sede en nuestro país y los primeros en tierras latinoamericanas.






El tenis fue uno de los deportes que llegó a México durante el porfiriato.
En las primeras décadas del siglo XIX, la gimnasia, el tiro al blanco, la esgrima, la lucha libre y la acrobacia circense fueron las principales actividades de cultura física, previas al boom deportivo que se produjo durante el porfiriato.
La vehemencia con que Porfirio Díaz buscó que la vida diaria de la alta sociedad adquiriera rasgos europeos y las incesantes políticas migratorias provocaron la aparición en México de un amplio espectro de actividades deportivas.
El surgimiento en 1882 del Hipódromo de Peralvillo fue el detonante del desarrollo deportivo nacional, fomentado por la reapertura del capitalino Frontón de San Camilo, la creación de una plaza para jaripeo en la Viga, la constante actividad beisbolera por los rumbos de San Lázaro y la llegada de grandes cargamentos de velocípedos para niños.
Hacia mediados de los años 90 del siglo XIX la explosión del deporte transformó la cotidianidad de mexicanos y extranjeros residentes en el país. En 1895 tuvo lugar la primera pelea de box ante un público masivo entre Billy Clarke y Billy Smith en Pachuca que significó el fin de las ideas puritanas, respaldadas por el gobierno, que concebían al pugilismo como la más baja expresión de la idiosincrasia estadounidense.
La diversificación deportiva y el ensanchamiento de un público interesado en el deporte contribuyeron a que en 1896 apareciera en la capital del país The mexican sportman, la primera gran revista especializada en ese ámbito que haya existido en México.
El 1 de noviembre de 1895 fue inaugurada una pista de patinaje sobre ruedas en la Alameda. No era la primera que se conocía en México, desde 1877 se practicaba el patinaje en el Tívoli del Eliseo, así que casi 20 años después ya se encontraba entre el gusto del público. Para cuidar las buenas costumbres, las mujeres sólo podían patinar, de martes a viernes en un horario que iba de las 10 de la mañana a la 1 de la tarde. El turno de los varones comenzaba a las 4 de la tarde y se extendía hasta la noche.

Los periódicos comenzaron a darle espacio a las noticias deportivas
Otra pista de patinaje que también se ganó el gusto del público se ubicaba en el llamado parque Luna –donde hoy se encuentra el edificio de la Secretaría de Salud junto a Chapultepec-, en la cual lucían sus habilidades los entonces campeones García, Durán, Dávalos y Barreiro. Los empresarios solían organizar competencias de una milla que llegaron a contar con la asistencia de hasta 3000 personas para presenciarlas.
Dentro de los espectáculos sobre ruedas no podían faltar las bicicletas, ni las carreras de automóviles. Desde 1892 se desató la euforia de “andar en bici” por las calles de San Francisco y Plateros (Madero), Corpus Christi (avenida Juárez) y el Paseo de la Reforma. Cuatro años después la capital contaba con 800 bicicletas. Los ciclistas se organizaron en distintas asociaciones y no tardaron en aparecer los anuncios donde se invitaba al público a presenciar carreras en Chapultepec o en el velódromo de La Piedad. Las mujeres también le encontraron gusto a la bicicleta aunque en un principio fue mal vista, se le consideraba una actividad “marimacha” y que no iba acorde con la decencia y las buenas costumbres.
El Hipódromo de Peralvillo se inauguró el 23 de abril de 1882, según lo determinó la sociedad mexicana de carreras, con el fin de que esa diversión se sujetara a las reglas del arte. La incipiente clase media y las clases populares no vieron con buenos ojos este espectáculo, preferían acudir los fines de semana a pueblos como Coyoacán para presenciar las carreras al estilo charro, parejeras principalmente, donde dos jinetes competían a campo abierto.
Las carreras en el hipódromo fueron alentadas por los ricos, por los inversionistas extranjeros, por los hombres de negocios así, entre 1882 y 1910, se construyeron los hipódromos del Peñón, el de Indianilla y el de la Condesa que fue patrocinado por el Jockey Club e inaugurado en octubre de 1910, por el propio don Porfirio, cuando la revolución estaba por presentarse en el escenario nacional.
Sin duda, la moda internacional recorría el México porfiriano. Junto a la fascinación por las carreras dentro de los hipódromos, también encontró franco desarrollo un deporte de la elite: el polo. Hacia 1905, el club contaba con 30 socios fundadores, los cuales sólo podían conformar dos equipos que se enfrentaban continuamente y sin embargo, la gente siempre acudía a los partidos y llenaba el graderío. Otra excentricidad importada de Europa fue la caza de la zorra realizada en Chapultepec, Anzures y en la Hacienda de los Morales. La pelota vasca regresó por sus fueros con dos frontones, el Jai Alai y el Nacional, luego de que decayera en la segunda mitad del siglo XIX.
También las regatas, el golf –que se jugaba en Mixcoac-, el tenis y el cricket encontraron algunos adeptos en el México de Porfirio Díaz, sobre todo entre las colonias americana e inglesa. Todos esos espectáculos deportivos eran considerados profesionales, pues los participantes cobraban, y el público pagaba por presenciarlos.
Aunque el proyecto educativo por entonces, no contemplaba la materia de educación física, a partir de 1895, se desarrollaron competencias de atletismo, sobre todo carreras de velocidad, de obstáculos, salto con garrocha, esgrima, y gimnasia para varones las cuales convocaban a un numeroso público. Si los estudiantes querían hacer ejercicio, sólo se les permitía en los días festivos si presentaban un permiso por escrito de sus padres.
Una crónica de 1895, daba cuenta de la llegada del beisbol. “Recientemente ha empezado en México la afición a los juegos atléticos y de agilidad. Ahora, justo es reseñarlo, muchos practican en la capital y en algunos estados un deporte que se originó en el vecino país del norte: el base ball. Se juega en un campo extenso y abierto, entre dos equipos de nueve individuos. Casi todos tienen un nombre especial en inglés porque aún no se han castellanizado: pitcher, catcher, primera base, segunda base, tercera base, shortstop, y tres fielders”.
La asistencia a los juegos de beisbol comenzó siendo escasa, alrededor de 300 espectadores aplaudían a las novenas México y Demócrata, a los equipos Victoria, o a los del Colegio Militar y de la Escuela Nacional Preparatoria. Hacia 1905, ya se registraban entradas de 1500 espectadores para presenciar juegos que se hicieron célebres, como los encuentros entre El Águila de Veracruz y el Tacubaya. No había campos propiamente para este deporte, pero se improvisaban dentro de algunos clubes de la ciudad de México.


El campeonato del fútbol mexicano nació en 1902 con cinco conjuntos y a pesar de algunos cambios de equipos así se mantuvo hasta 1907 cuando desapareció uno de ellos y el torneo tuvo que celebrarse con tan solo cuatro escuadras. Para el año de 1908, el fútbol se quedó con tan solo tres conjuntos y así se tuvo que jugar, aunque al año siguiente nuevamente se tuvieron cuatro.
Cuando la revolución estalló en 1910, el fútbol se vio nuevamente mermado y para las temporadas 1910-1911 y 1911-1912 quedaban en pie tan solo el Reforma A.C., el British F.C. y por supuesto, el decano Pachuca. Las dificultades para celebrar los torneos son de imaginarse, la transportación se volvió escasa, la seguridad en los caminos era nula y la vida de cualquiera pendía de un hilo.

En la ley de Estímulo y Fomento al Deporte
de la Conade se apunta que en todo el siglo pasado cobra importancia la charrería. Ésta exige un amplio número de habilidades y conocimientos, y utiliza una terminología compleja para los individuos que la practican. La presencia en México de grupos de marinos extranjeros, de trabajadores de empresas de origen inglés, alemán, holandés y norteamericano, determinó la introducción en nuestro medio de la práctica de deportes a los que no estábamos acostumbrados. Así, en 1877, en el puerto de Guaymas, Sonora, se juega por primera vez el béisbol. En 1898, en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, se juega por primera vez el fútbol. A finales del porfiriato, los ingleses practican el criquet, el tenis, el polo y el golf.

1 comentario:

  1. hola que tal me gusto mucho tu informacion esta bien estructurada me podrias decir de que libro o fuente de informacion redactaste todo tu tema sobre el deporte

    ResponderEliminar